¿Lo que comemos afecta a nuestro genes?

187 ANGELA

Desde hace aproximadamente dos mil años existe una cita muy elocuente en la que un sabio dice: “bienaventurado el león que es comido por un hombre porque el león se convertirá en hombre”. Este aforismo se puede interpretar como que todo lo que comamos pasará a formar parte de nosotros y se convertirá en nosotros. Esto es aplicable tanto para lo bueno como para lo malo, si nuestra alimentación se basa en alimentos que contienen colesterol, nosotros seremos colesterol, esto es una realidad inexorable.
En este artículo hablaremos de un hábito alimentario muy marcado a nivel global: el consumo de bebidas gaseosas. Hoy se sabe que beber regularmente estos refrescos puede producir envejecimiento prematuro en las células inmunes. Es decir que a mayor consumo de estas bebidas, más vulnerables estaremos ante el desarrollo de enfermedades dado que nuestro cuerpo estará incapacitado para defenderse correctamente.
Varias investigaciones constatan que el consumo frecuente de bebidas gaseosas produce alteraciones en la estructura de los cromosomas, esto es debido a la cantidad de azúcar que contienen dichos refrescos. Llegados a este punto, no debería suponer ningún esfuerzo para nosotros evitar su consumo, ya que se trata de pócimas que actúan lentamente en nuestro organismo. Por otro lado el pretexto de: “por eso yo la tomo light” no es válido,  lamento tener que decir que las bebidas tipo light con todos sus edulcorantes son peor aún. El Ciclamato, el Asesulfamo de potasio y el Aspartamo son sospechosos de causar diferentes tipos de cáncer y además enfermedades como la esclerosis múltiple, trastornos emocionales, alteraciones nerviosas, etc.  Por ello tanto las bebidas light como las normales, no son aconsejables desde ningún punto de vista.
¿Qué es lo que nos impide dejar de consumir bebidas gaseosas?  Por desgracia hemos aprendido a normalizar ciertos hábitos dietéticos y nos hemos convertido en marionetas de las marcas de productos embasados. Hemos llegado a tal punto que la necesidad de consumir ciertas bebidas o alimentos se ha convertido en una especie de vicio.

Otro aspecto que conviene resaltar, es que las personas que son asiduas al consumo de bebidas gaseosas, tienen predisposición a tener los Telómeros más cortos (es decir, que sus cromosomas no tienen un tamaño normal si no que tienden a acortarse), cuando esto sucede, se produce daño en los tejidos de cualquier órgano, inflamación y desarrollo de patologías crónicas tales como enfermedades coronarias, diabetes y además envejecimiento prematuro. La función de los Telómeros tiene que ver con el envejecimiento celular, cada vez que una célula se divide los Telómeros se hacen más cortos, cuando el acortamiento supera un nivel, la célula muere. Me pregunto ahora: ¿si naturalmente ocurren estos hechos, porqué entonces hacemos cosas que aceleran este proceso?
Es muy importante entender que la afección en los cromosomas se puede producir también en los niños, por ello, sería muy valioso si evitáramos el consumo temprano de bebidas gaseosas en los infantes. El cambio de hábitos y de conciencia de nuestra sociedad futura  sería posible si los padres conocieran lo que le dan de comer a sus hijos.
Para finalizar, expondré otros efectos que ocasiona el consumo de bebidas gaseosas.

  • Las bebidas gaseosas contienen ácido fosfórico, que interfiere con la capacidad del cuerpo para absorber el calcio. Es decir que a la larga podemos desarrollar osteoporosis. Por otra parte, el ácido fosfórico también interactúa con el ácido natural de nuestro estómago evitando así la absorción correcta de los nutrientes.
  • Los refrescos aumentan el riesgo de desarrollar síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y grasa alrededor del abdomen)
  • La mayoría de refrescos contienen cafeína, que provoca el latido irregular del corazón y aumento en la presión arterial.
  • La cantidad de azúcar que trae una lata de refresco equivale a siete cucharaditas de azúcar. Es decir una cantidad de azúcar exagerada que se termina convirtiendo en grasa peri-visceral (grasa que rodea a nuestros órganos vitales). Cuando la grasa se acumula alrededor de nuestros órganos aumenta el riesgo cardiovascular (infarto del miocardio, trombosis, embolia, ictus, etc). Un dato que interesa conocer, es que la grasa abdominal actúa como si fuera un órgano endocrino que produce hormonas y otras sustancias que afectan a la salud de forma negativa.
  • Las bebidas gaseosas de tono marrón oscuro, deben su llamativo color al colorante E-150d. Se trata de un colorante que contiene sustancias cancerígenas.  

¡Conclusión! En las bebidas gaseosas no hay ningún valor nutricional, lo único que podemos encontrar  en estos refrescos son efectos nocivos envueltos en una lata con perfecto sabor dulce efervescente. Después de saber esto, eres tu quien decidirá qué hacer.
Es incoherente todo lo que ocurre en el mundo actual, nada va orientado hacia el bienestar de los demás, por el contrario, lo que se observa es la venta de mentiras para el enriquecimiento de unos cuantos. Por otro lado, los supermercados ecológicos tampoco son la panacea, debemos poner especial atención y leer siempre las etiquetas de los productos embasados, porque una gran parte de artículos que venden ahí contienen grasas trans. De nada me sirve que las manzanas de una tarta sean ecológicas si el aceite que se utiliza para hacer la tarta contiene grasas hidrogenadas. Es la antítesis de lo que se supone es saludable. (para conocer lo que son las grasas trans o hidrogenadas, leer el número 184 de la revista VerdeMente,  Alimentos que envenenan).
 Lamentablemente hoy en día casi nada de lo que se consume es natural, sin embargo, es posible comer de una forma más humilde, sin tantos artilugios empaquetados y enlatados. Fabricar nuestras propios bizcochos caseros no supone más de quince minutos en la cocina, el resto lo hace el horno.   Debemos ser más conscientes de nuestra forma de alimentarnos, ya que este gesto puede marcar la línea entre el bienestar y la enfermedad.
Los atentados contra nuestra salud ocurren todos los días en mayor o menor escala y es responsabilidad de cada uno protegernos y aprender a reconocer lo que nos hace bien y lo que no nos beneficia. He mencionado en otras ocasiones que quien se ama y se conoce no contamina a su cuerpo o por lo menos lo intenta y quien no se ama elije intoxicarse.  
Para finalizar me gustaría trasmitiros unas palabras que leí en una valla publicitaria y que tienen un interesante significado: Si buscas, vas por buen camino. La vida no consiste en conformarnos con aquello que nos han contado, se trata de emprender la búsqueda hacia nuestro Ser y observarnos para poder empezar el camino hacia el renacer.

Tagged under: Ángela Tello

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?