El significado de la Semana Santa

La culminación de un proceso de 4 pasos

Durante la Semana Santa, seguro que tendremos la oportunidad de viajar a preciosos lugares, perdernos por las callejuelas del casco antiguo al acabar una procesión, oír cantar saetas.... Sin embargo, el significado de la Semana Santa va mucho más allá de estos rituales y no tiene que ver, necesariamente, con una religión concreta. En este artículo, te invitamos a descubrir el profundo significado de la Semana Santa.

211 DANIEL

TRANSFORMACIÓN INTERIOR: UN PROCESO DE 4 PASOS

En mi opinión, la Semana Santa no habla de la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret, sino de otra muerte y resurrección que nos implica a nosotros: nuestra propia muerte y nuestra propia resurrección. 

Se trata de un período para celebrarlo, para darse cuenta, para morir y resucitar conscientemente. Aquí y ahora. Pero solo podemos celebrar nuestra muerte y resurrección si llegamos a ella con plena consciencia y eso implica un proceso. 

¿De qué proceso estoy hablando? Pues de un proceso de transformación interior que puede resumirse en cuatro pasos:

PRIMER PASO: PREPARACIÓN

El primer paso es, sin lugar a dudas, detener el sufrimiento. Mucha gente cree, erróneamente, que el sufrimiento debe soportarse estoicamente y que nos perjudica. No obstante, sucede todo lo contrario: ni debe soportarse, ni nos perjudica. El sufrimiento es necesario porque nos advierte que estamos equivocados.

Veámoslo con un ejemplo. Cuando pongo la mano encima del metal ardiendo de una estufa de carbón, noto una quemazón intensa y, por eso, la aparto de inmediato. El dolor físico nos es útil para apartar la mano, para alertarnos de la situación que nos está dañando. Lo mismo sucede con el sufrimiento psicológico. Cuando sufro, se me está indicando, estoy teniendo la prueba evidente, de algo que no comprendo. 

Mientras yo quiera seguir teniendo la razón y esté equivocado, será como mantener la mano encima del metal y pretender que no me queme. Consecuentemente, el primer paso de todo despertar es decir ¡basta! al sufrimiento, es decir “no quiero seguir sufriendo”. Lo que quiero es comprender, quiero entender. Este es el primer eslabón, el primer paso del proceso de liberación. 

SEGUNDO PASO: NACER COMO BEBÉS

Cuando entendamos que el sufrimiento es optativo, nos daremos cuenta que somos ignorantes. Este es el segundo paso fundamental. Hasta este momento, considerábamos estar en lo cierto, tener razón. Esta pretensión me conducía a ir en contra de las Leyes del universo y esta dinámica implicaba, irremediablemente, sufrimiento. 

A partir del momento en que aceptamos aprender, nos convertimos de nuevo en un bebé. Los bebés son niños/as recién nacidos que no tienen ningún conocimiento y están abiertos a aprender como esponjas. Nos transformamos en alumnos que van al colegio de la vida y, lo que es más importante, que van con ganas. Allí no ponen en duda nada de lo que se les enseña, solamente se preguntan ¿cómo puedo aprenderlo? Y se esfuerzan para aprenderlo en profundidad.

De alguna forma, estamos hablando de volver a nacer. Nacemos como hijos de Dios, del cual queremos ser a imagen y semejanza, para convertirnos en Mesías. Para salvar y sanar profundamente nuestra vida del dolor y del sufrimiento. Para escoger y comprender el sentido de nuestra propia vida.

Así pues, el segundo paso es comprometerse en el camino del autoconocimiento y volver a nacer. Sin este compromiso, la Semana Santa, el morir y el resucitar, se convierten en una quimera.

TERCER PASO: LIMPIEZA 

El tercer paso implica invertir tiempo en limpiar nuestros errores interiores. Como ocurre con la suciedad, ésta no es infinita y, por lo tanto, este paso tampoco lo es.

Hay personas que creen que es imposible llegar a una felicidad total aquí y ahora. Lo que les ocurre es que olvidan el paso más importante que es, ni más ni menos, empezar. Si cada día limpio una pieza de mi vajilla, algún día terminaré con todos mis platos sucios. Mis errores, mi ignorancia no es infinita. Si aprendo, algún día terminará. El cuándo depende de muchos factores: el número de platos; de la calidad del detergente; de lo sucios que estén, etc. Pero, innegablemente, si me pongo manos a la obra algún día se terminará. El cuándo no depende de mí, el trabajo interior sí. 

 Durante un tiempo indeterminado deberás trabajar en tu  autoconocimiento, descubrir qué es lo verdaderamente importante para dejar atrás cualquier sentimiento de culpa y cualquier error e ignorancia. Entender que el mal es un error necesario, que todo el mundo hace lo que puede, que la justicia no existe o que el daño que te han hecho te ha ayudado a crecer. Por increíble que parezca, es totalmente cierto. Sin esas personas, no lo hubieras podido entender. 

Y cuando por fin hayas lavado tus platos, cuando puedas mirar tu alma y al mundo con ternura y amor, sin juicios, podrás aceptar a los demás como son, sin la necesidad de cambiarlos. En ese instante, empieza el último paso de la transformación interior.

CUARTO PASO: EL QUÉ SE CELEBRA EN SEMANA SANTA

Al comprender y encarnar todo lo anterior, el ego muere. Tu profunda realidad, tu yo esencial, tu esencia, resucita. Entonces te darás cuenta de haber estado dormid@ durante mucho tiempo. Todo el proceso anterior te ha conducido a la crucifixión de tu ego, a su muerte para preparar tu resurrección.

Por lo tanto, en Semana Santa, levanta tu ánimo y alégrate, ¡celebramos tu resurrección! Para los que no estamos en el final del proceso, alabamos el hecho de que estamos limpiando nuestros errores, lavando nuestros platos sucios. Nos alegramos al pensar en la muerte -ojalá cercana- de nuestro ego. Y por lo tanto que el devenir de nuestra resurrección a imagen y semejanza de Dios, está más cercano que nunca. Eso es lo que celebramos, así que ¡alégrate! ¡canta saetas!

Pero no olvides que toda celebración implica un trabajo previo, constante, muchas veces arduo, pero lleno de satisfacciones. 

PARA AYUDARTE

Para ayudarte en este proceso de autoconocimiento y de limpieza interior, te animo a descargarte un cuaderno de trabajo que te guiará durante siete semanas en un proceso interior profundo. Descárgate gratuitamente durante el mes de abril el libro “Descubrimiento interior: un viaje en siete etapas”. Lo encontrarás en www.danielgabarro.com/verdemente

Espero que este cuaderno de trabajo te sea muy útil para acercarte a la muerte de tu ego y a tu resurrección. Goza de esta Semana Santa y recuerda siempre su verdadero significado. 

 

Las montañas de las que hablamos no son lugares geográficos a los que vamos de excursión o acudimos a esquiar. En realidad, hablamos de los obstáculos de la vida. Son los problemas que queremos superar para vivir felices, aquí y ahora. La expresión “mover montañas” significa, en realidad, superar cualquier dificultad en mi vida, liberarte del sufrimiento.

Para ayudarte en este proceso de liberación, de desprenderte de tus obstáculos, te animo a entrenarte. Te animo a descargarte gratuitamente el libro “21 creencias que nos amargan la vida... y cómo superarlas para ser más felices”. Por un lado, el libro aborda 21 creencias socialmente falsas que nos dificultan la vida para que compruebes que son falsas. Luego, te sugiere cuál es la realidad cierta para que lo verifiques y te ofrece herramientas concretas de entrenamiento para que las integres y transformes en tu día a día. Así darás fe de una vida sabia. Puedes descargarte gratis el libro en www.danielgabarro.com/verdemente.

Te deseo un entrenamiento feliz y que puedas dar fe de lo que vives, porque los resultados internos y externos demuestren que sí vives con sabiduría. 

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?