JUANCHO CALVO

ZEN Y VIDAJUANCHO FOTO ROJO
Licenciado en Bellas Artes y formado como director de cine y televisión en Estados Unidos, ha dirigido películas y numerosas series de tv, ha recibido premios por su trabajo como director y ha creado su propio entrenamiento para actores y actrices que desean madurar conscientemente en el arte de la interpretación. Camina desde hace décadas la Vía del Zen y profundiza en la práctica del Seitai y del movimiento natural espontáneo, formándose regularmente con maestros europeos y japoneses y prestando siempre especial atención a la meditación y al movimiento en su relación con la creatividad y el desarrollo del potencial humano. Es el responsable de "Zen y Vida" y ofrece el "Taller de Meditación Zen", integrando el valioso legado del Zen tradicional en el contexto occidental actual y acompañando a personas que sienten el anhelo de desplegar sus vidas de forma más despierta y plena.

facebookwww

El cojín y la silla - El Zen y la Terapia

 

El Zen y la meditación pueden aparecer para ciertos buscadores como prácticas que supuestamente conducen al logro de algún objetivo: relajarse, concentrarse, conocerse mejor, penetrar el misterio de la existencia, trascender, incluso iluminarse; y lo cierto es que todo ello puede darse. Además de esto, hay personas que, ya sea por afán en su "crecimiento personal" o por un sufrimiento que les angustia, buscan en el Zen un progreso individual o la resolución de conflictos personales.

217 ILUS JUANCHOw

En este último caso es importante ser muy claro: el deseo de evolucionar es una motivación muy valiosa y el Zen ciertamente puede transformar tu vida, pero el Zen no es una terapia. El Zen no es una técnica para solucionar conflictos psicológicos ni para avanzar en aquello que llaman el "crecimiento personal". De hecho, más que en el crecimiento personal, el Zen está interesado en el "decrecimiento personal", en poner en su sitio a esa superestructura egocentrada y sobrealimentada que en muchos casos es el primer y mayor problema del individuo.
A pesar de todo esto, las personas que meditan y tienen una vivencia más allá de lo biográfico cultivan una forma de experimentar la realidad que les permite relajarse y establecer distancia con esos asuntos que suelen vivirse como demasiado propios e intensos. Al mismo tiempo, esta vivencia amable de "lo personal" es más acogedora y no niega ni teme lo que acontece, por lo que es finalmente más integradora. Esta visión relajada, que es a la vez desapegada y unitaria, revela un espacio esencial desde donde todo lo personal puede vivirse con más sabiduría y compasión y desde donde el ser humano puede acercarse más naturalmente a la Verdad.
Obviamente, una vivencia con estas cualidades es de gran valor en el día a día y por supuesto en un proceso terapéutico. Por eso, paradójicamente, aunque el Zen no es una terapia, lo cierto es que puede resultar muy terapéutico y puede además suponer un elemento esencial en la efectividad terapéutica. Es aquí cuando podría decirse que el Zen echa una mano a la terapia.
Al mismo tiempo, la práctica zen, lejos de ser una forma de esquivar el mundo o una circunvalación para evitar entrar en lo personal (el llamado bypass espiritual), es un camino que exige una mirada honesta y que muestra claramente el paisaje individual. El camino del Zen es un camino hacia el corazón del ser humano y el meditador se sienta (y se siente) con todo lo que es, lo cual evidencia el fondo, la superficie y, por supuesto, los asuntos personales. Es aquí cuando podría decirse que la terapia echa una mano al Zen.
Un proceso terapéutico (especialmente si su abordaje es humanista y está centrado en el darse cuenta) puede ayudar a que la experiencia Zen tenga menos obstáculos y se viva de forma más plena e integradora. La terapia puede además recoger las cuestiones emergentes que a veces se revelan en la práctica meditativa y darles así la atención y el cuidado necesarios en el encuadre más adecuado. Por otra parte, el Zen puede facilitar que la terapia se viva más lúcidamente, desde un centro más sereno y amable, y puede ayudar a abrir el espacio y ubicar la terapia en su justa medida, evitando que el buscador caiga en una obsesión terapéutica que muchas veces, lejos de sanar, engorda el ego y aumenta el drama. Con ambos procesos, el meditativo y el terapéutico, la estructura egoica se descompone y recompone constantemente, dejando atrás el yo-viejo disfuncional y descubriendo un yo-nuevo más sano, lúcido y cordial.
Entendido de esta manera, la práctica Zen ayuda a la terapia y la terapia ayuda a la práctica Zen. La silla de una sesión de terapia y el cojín de la práctica Zen son ámbitos muy diferentes y no deben confundirse. Sin embargo, cuando ambos se articulan convenientemente, la silla y el cojín se complementan de forma muy positiva.

El Budhha del siglo XXI

 

215 ILUS JUANCHO¿Cómo sería el Buddha del Siglo XXI si viviera en occidente, en una gran ciudad, tuviera pareja, estuviera atravesando una separación o tuviera hijos? ¿Cómo sería el Buddha del Siglo XXI si fuera mujer, si fuera directivo de una empresa o estuviera en el paro, si tuviera internet y teléfono móvil? Más directamente, ¿cómo sería yo si fuera un Buddha del Siglo XXI tal y como es mi vida en este instante? Esta es una pregunta fundamental si quiero ahondar en la meditación y me planteo caminar la vía del Zen.

Para muchas personas el Zen es un monje budista sentado en una meditación inamovible en el centro de un silencioso templo japonés. Aunque esa imagen es muy válida, quizás es una imagen fija y además se aleja mucho de mi realidad. El Zen es un camino de vida, solo los vivos pueden recorrerlo, solo en esta vida. Y la vida es continuo movimiento, en todos los planos: mental, físico, emocional, social, etc. Además, el Zen y particularmente su práctica meditativa esencial, el zazen, no es un ejercicio rígido y mental sino una vivencia existencial, completa, fluida e integradora.

Con esta visión amplia, dinámica y contemporánea surge "Zen y Vida", un grupo de hombres y mujeres que apreciamos especialmente el espíritu vivo y transformador de este camino tan apasionante. No nos interesa una vida cuyo centro sea el Zen sino un Zen cuyo centro sea la Vida. Por eso nuestro referente no es el del ser humano que busca al zen sino el del Zen que busca al ser humano. Y es que el Zen no invita solo al despertar de la Mente sino también al despertar del Cuerpo y al despertar del Corazón. El Zen invita al despertar de la totalidad del ser humano. Por eso resulta esencial adentrarse en el zen (o incluso en el mindfulness actual) de forma certera, para que quietud, silencio, concentración o sabiduría y compasión, no se confundan con rigidez, control, desconexión o creencias new age y pensamiento positivo.

Leer más

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?