Buscar

CHEMA PASCUAL

CHEMA PASCUALINSTRUMENTOS PARA EL ALMA
Su vida ha girado alrededor de la música y los viajes. Crítico musical, creador de programas radiofónicos y estudioso de los sonidos místicos. En 1995 funda Ritual Sound, cuya filosofía es viajar a las diversas culturas del mundo y recoger los Instrumentos Sonoros que usan para conectar con Deidades, ancestros o formas de poder, y en último caso, para adentrarse en uno mismo.

www

El sonido de la libertad

250 CHEMANací en el año 1960, cuando en este país aún no estaba de moda la democracia y la libertad era una palabra por conquistar. Afortunadamente murió el dictador y con él pareció que se abría alguna puerta. Falso, hubo que empujarla, obligarla a caer a costa de mucho sufrimiento, de manifestaciones, detenciones, torturas, muertos… pero de alguna forma aquello cuajó y poco a poco se fueron abriendo las puertas de la democracia.

Recuerdo hoy a mi padre, sentado a mi lado, comiendo en silencio y sin decir palabra. Yo creía que estaba disgustado conmigo – tenía 16 años y no era un chico fácil – así que le pregunté, ¿qué te pasa? Nada, que he votado. Ahí mismo rompió a llorar. Él siempre fue una persona que amaba la libertad, había vivido en su niñez madrileña la aventura de enfrentarse ya de pequeño al golpe de estado que dieron los fascistas (en ese momento estaban de moda por Europa). Así que tuvo que vivir casi toda su vida sin poder decir lo que pensaba, callado, llevando como podía el vivir bajo una opresión constante.

Así que siempre su libertad la desarrolló en el viajar sólo por trabajo, o con toda la familia –con abuela incluida– por toda la piel de toro. Es como si el marcharse, el recorrer kilómetros y kilómetros le completasen como persona, sacar lo que nunca le dejaron decir, dando la vuelta al mapa de España varias veces al año.

LA MUSICA COMO PROTESTA

En los años 60 los campus de las universidades reunían a cantautores como Serrat, Raimon, Labordeta o Paco Ibáñez que, con su música de protesta, estiraban la cuerda que ayudaría a derribar la torre del régimen franquista.

PULSA PARA ESCUCHAR A GALOPAR (ALBERTI Y PACO IBAÑEZ)

PULSA PARA ESCUCHAR HABRÁ UN DIA EN QUE TODOS (LABORDETA)

Muerto ya el dictador y cuando recorríamos una transición que dejó muchos muertos y torturados como colofón del régimen que no quería dejar el poder, llegaron los años 80.

Así apareció el movimiento que todos conocemos como “la movida”, esa puerta cultural y sobre todo musical de libertad, que mucha gente, sobre todo los jóvenes, estábamos deseando cruzar. Escuché hace unos días al escritor del libro “La movida que no vivimos”, Enrique Llamas, responder a la pregunta sobre si se podría repetir la movida. Contestaba que “para que se pudiera volver a dar un movimiento tan liberador como ese, tendría que volver a haber otra dictadura de 40 años”. Cosa que evidentemente, nadie desea.

PULSA PARA ESCUCHAR EL AUDIO ENTREVISTA

Por ello, después de mis aventuras políticas, la música fue el barco con el surqué los mares de la vida. Estuve tocando con distintos grupos de pop, hice radio-teatro en distintas radios libres y periodismo musical en revistas como Ajoblanco o El Europeo. Así, hasta que dejé la empresa que me daba de comer y me puse a viajar como un loco, y así descubrí el tipo de instrumentos que más me gustan: Los instrumentos místicos.

Cuento estas notas de mi vida no porque me parezcan demasiado interesantes, sino por mostrar esa simbiosis que puede haber entre música y libertad. De crear ese espacio interior donde quepa la alegría de tocar, de crear, de sentirse único en ese momento porque está pasando algo de lo que no somos ni siquiera dueños. Sucede. Punto.

¿CUÁNDO TOCAMOS?

Al tocar en círculos de tambores africanos, la unión en el ritmo hace que el yo desaparezca. Se dice que entras en trance, pero en realidad estás en un momento de libertad absoluto. Ni siquiera tú (el ego) es capaz de adueñarse de la situación. Entramos en esa comunión de ser parte de un todo, de notar que cada golpe suma en esa armonía grupal y sentir esa fusión que permite que los límites del yo se fusionen con el/la otr@.

La mayoría de nosotros pensamos que no servimos para la música, que para eso hay que nacer. Por supuesto que para tener el talento de Mozart hay que ser especial, pero para canturrear canciones y tocar tambores o maracas, sólo basta con tener la libertad de juntarse, cantar y tocar con amig@s o en Jam sessions organizadas. También puedes ir a la naturaleza a soltar tu flauta nativa y recibir la respuesta en el eco de los árboles, como un canto a la libertad del corazón humano al del bosque.

Seguiremos buscando así la estela de la libertad a través de la música con su danza, su jazz (la música más libre que conozco), sus conciertos en vivo, tu tambor en el grupo y hasta que salga el sol.

PULSA PARA ESCUCHAR A CHARLY PARKER AND BUDDY RICH

Chema Pascual

El Canto del Corazón

249 CHEMAQué fue primero, ¿el canto o la palabra? ¿La nana o te he dicho que a la cama? Las tribus aborígenes australianas se orientaban en las extensas tierras que habitaban gracias a las canciones. Cantaban los montes que quedaban al este, el gran eucalipto que dejamos a la izquierda, el río que seguimos hasta llegar… ¿a dónde?

Grabación aborígenes

Los Griots, historiadores genealógicos del África central, sentados alrededor de la hoguera, pasaban las horas de las largas noches cantando la memoria de su tribu: hazañas y tragedias, accidentes y milagros. Cantan la vida de lo que fueron para tener firme el suelo que pisan y cuál ha sido el camino hasta llegar aquí. Abuelos que cantan acompañados de su kalimba, de su kora, de su tambor, para dar luz al pasado y no volver a caer del mismo árbol, la misma piedra, el único león que queda.

Grabación de griots

Es una pena que la sociedad actual impida generar la actitud de cantar cuando nos lo pide el cuerpo. Ciudades que cuidan de no mezclarse con desconocidos, que no nos tilden de locos, ni nos miren ni nos juzguen. La mirada del otro se ha convertido en el censor más efectivo del planeta. Y por ello, atravesar la barrera de ese miedo se convierte también hoy, en una de las terapias más efectivas para desenvolvernos tal como somos.

Paky Gomez es una persona que, además de cantar, quiere que dejes los miedos en el camino con sus talleres de cantatas para el alma.

Oye Paki, ¿cómo te dio por dedicarte al canto?

En mis recuerdos, siempre he cantado. A los 4 años cuando bajaba la basura por la noche, me ponía a cantar a voz en grito para quitarme el miedo. Esto siguió su proceso y veinte años después decidí que el cantar iba a ser mi aliado en la vida.

¿Cuál fue tu camino?

Empecé con el blues. Luego llegó Ella Fitzgerald y así estuve hasta los 30, aprendiendo y soltando la voz al estilo de ella.

Parece que ahora usas el canto también como medicina, ¿qué te llevó a ello?

A los 33 años empecé a oír hablar del canto armónico. Me pareció algo mágico, me deslumbró. Luego escuché un cuenco de cuarzo y me impactó: el sonido del cristal es como un interruptor que abre una puerta hacia dentro, como un bisturí energético. A partir de ahí empecé a jugar con el sonido desde una perspectiva más terapéutica.

¿Qué otros instrumentos te han ayudado a crecer con el canto?

El Shruti Box es también un instrumento que he usado mucho. Es un colchón sonoro en el que te apoyas y afinas con bastante facilidad. También te permite jugar y hacer piruetas con la voz sin mucho esfuerzo.

Tú eres madre, me pregunto si el hecho de cuidar y arrullar te ha influenciado o enseñado algo para el canto.

La nana la relaciono con el canto del corazón, pero no la he usado mucho. Tampoco creo que sacar la voz o perder el miedo para hacerlo sea una cuestión más de madre o femenina. Es una cuestión del corazón, que es con lo que yo trabajo. Mi compromiso se encamina más a un despertar, a emerger a la vida de otro modo, primero a nivel personal, para después producir un cambio a nivel social.

El coro lo usas mucho en tu trabajo, ¿por qué?

Cantar en grupo es fabuloso: Es muy importante unir a personas para cantar. Estás generando endorfinas, sales con una energía mayor y más armonizada que cuando entraste.

¿Cuál es tu objetivo en los talleres que empezarás el próximo mes?

Debido al momento que estamos pasando, voy a hacer que la gente cante, que experimente con la voz desde la humildad. Las cantatas es un sitio integrativo. Todo está bien hecho y no importa desafinar o salir del ritmo. Ponemos luz y felicidad y gracias a la sonrisa y la alegría que produce cantar, el taller te atrapa. Porque tod@s necesitamos cantar y cualquiera puede hacerlo.

He Yama Yo - Canción de Paky Gómez en su disco NANAS PARA DESPERTAR

 249 CHEMA1SHRUTI BOX

EL MEJOR INSTRUMENTO PARA EL CANTO

Esta pequeña maleta encierra en su interior una tecnología artesanal de alto nivel.

Sirviéndose de los principios del Armonio, los lutieres indios crearon un instrumento que iba a funcionar como un colchón sonoro inspirador para la recitación de los Vedas sagrados. (Shruti significa lo que se oye, lo revelado a los sabios o rishis directamente de los dioses)

Después de una evolución para hacer más sencillo su manejo y convertir la escala al idioma occidental, el Shruti se ha convertido en un instrumento apreciado para el canto en todo el mundo.

CANCIÓN CON SRUTI: Esencia de Samadhi - DEL DISCO: “Eterna" de AINTZANE CON G DE GLORIA

“Cantar no sólo espanta penas y males, tal como reza el conocido refrán, cantar humaniza, nos abre fronteras, nos desahogamos, compartimos.”

El mágico poder de la voz y el canto / Enrique Carriedo / Dilema Editorial

Chema Pascual

Música espiritual

247 ILUS RITUAL WEBHe de reconocer que este título está bastante forzado. ¿Podríamos hablar de una categoría musical dirigida al Espíritu? ¿Acaso no es la música por definición uno de los artes más espirituales, en cuanto que precisa de un ánima silente que dialogue con las variaciones rítmicas y melódicas? Quizás la diferencia no esté en la escucha, sino en el resultado, lo cual implica que el oyente, en su viaje musical, haya entrado en ese estado ontológico, abstracto y posiblemente místico que le lleva a aunarse a la fuente de la que todo emana y a la que todo vuelve.

DEAD CAN DANCE

En occidente la música espiritual oficial tomaba el nombre de música sacra, aunque seguramente las brujas, druidas y chamanes no estarán de acuerdo con esta definición. De hecho, la música popular estaba impregnada de cantares y ritmos donde se evoca ese poder de la naturaleza para curar el cuerpo de dolores y el alma de pesares.

AKELARRE – LAS BRUJAS DE ZUMALACARREGUI

RAGA y QAWWALI

La música espiritual fue diseñada para que el artista exprese su ánimo o sentimiento del momento. La Raga suele tener su momento del día para escucharse, de forma que el oyente esté anímicamente preparado para adentrarse poco a poco en el tema musical. La raga comienza con la presentación de la escala musical que va a predominar (alap) para ir después caminando nota a nota, sin ritmo ni medida, permitiendo que el músico pueda escaparse de todo proceso mental. En la parte final el ritmo se irá imponiendo y llegará a erigirse en protagonista, finalizando en muchos casos de forma frenética para alcanzar el clímax o éxtasis.

SITAR RAGA - Anoushka Shankar plays 'Pancham Se Gara'

Qawala es la música religiosa de los musulmanes sufís de Pakistán e India Occidental. Sobre una base rítmica muy numerosa, con varios armonios, muestran la melodía que se repetirá continuamente, mientras que la voz solista es contestada una y otra vez por el coro. En la famosa mezquita de Agmer en India, he pasado algunas noches escuchando estos cantos, en los que se llega al éxtasis espiritual gracias a una música incesante y voces tan poderosas como la de Musthafá Alí Khan, cantante que inmortalizó este género musical.

NUSRAT FATEH ALI KHAN

EL JAZZ

Este estilo musical, tan abierto a la diversidad compositiva e instrumental, es un buen vehículo para viajar con el alma. Al igual que la raga, el jazz basa mucho de su mensaje en la improvisación. Después de establecerse los compases y la melodía base –el esqueleto- los músicos solistas van decorando los distintos compartimentos emocionales o espirituales con sus solos improvisados y bases rítmicas. John Coltrane, uno de los jazzistas más espirituales que ha dado el jazz, lo comunicaba de una manera cuasi salvaje. Sus solos de saxo -a veces larguísimos-, son un auténtico ascensor espiritual en su comunicación con lo divino. Su disco A love Supreme es un viaje místico queColtrane que celebró con estas palabras: “humildemente, pedí recibir los medios para hacer a otros felices a través de la música”.

Acknowledgement

Mucho menos conocido era el grupo de Jazz fusión CODONA, formado por el trompetista de Jazz Don Cherry, el percusionista brasileño Nanas Vasconcelo y el sitar de Colin Walcott. Con tan solo tres discos crearon un original mundo sonoro que visitaba tanto las deidades budistas como los animismos de la selva amazónica.

CODONA – SPIRITUAL FREE JAZZ

EL VUELO DEL CONDOR

En el viaje a Perú que realicé el pasado año tenía como propósito, además de incorporar algunos instrumentos a nuestro catálogo, conocer y escuchar al músico Tito La Rosa. Lo que había oído de él me había dejado fascinado. Sus flautas andinas transmiten no sólo un delicado y sutil modo musical, sino que su técnica de insuflar aire –mitad dentro mitad fuera– resulta de un poder místico inusitado. Es como si hablara a ambos lados del cerebro a la vez: al izquierdo con la melodía, al derecho con el viento del chamán. No en vano es un devoto de las plantas sagradas y con su música, logra extender las enormes alas del cóndor para hacerte volar por las cumbres donde habitan los maestros. No pude encontrarme con Tito a pesar de ir al pequeño pueblo donde vivía. Pero días después fui a Lima para visitar a su hijo Omar La Rosa, músico y lutier que construye flautas de bambú en su taller La Rosa De Bambú. De allí me llevé además de su amistad, unas bellas flautas de abuelos.

TITO LA ROSA: EL ÁGUILA Y EL CONDOR

Chema Pascual

COLABORADORES Revista Verdemente