DANIEL GABARRÓ

DANIEL GABARRO FOTOREFLEXIONES PARA EL DESPERTAR
Imparte formaciones para empresas, administraciones y organizaciones que quieren adaptarse al nuevo paradigma: los viejos tiempos no volverán y es imprescindible abrirse a la nueva realidad que ahora se está imponiendo. También cursos para personas interesadas en su crecimiento personal y despertar espiritual, en la línea de Antonio Blay y Anthony de Mello. Profesionalmente es empresario, escritor, conferenciante, formador, diplomado en dirección y organización de empresas, maestro, psicopedagogo, licenciado en humanidades, diplomado en dirección y organización de empresas, experto en PNL y exprofesor de la Universitat Ramon Llull y de la Universitat de Lleida.

facebook  www

Islam y la lucha contra el Infiel: Lecciones de Amor

En este mismo instante, muchos países se encuentran atravesados por el odio de la islamofobia. Los atentados en nombre del Islam nos pueden confundir y hacernos creer que el Islam es una religión de odio. Pero el Islam tiene lecciones importantes que darnos. Entre ellas, la de la lucha contra el infiel: la yihad.  ¿Podemos acogerla amorosamente en nuestro interior? 

LA VERDADERA LUCHA CONTRA EL INFIEL 

En la lectura del Corán, se insta a las personas creyentes a luchar contra los infieles en repetidas ocasiones. Se trata de una obligación religiosa para los musulmanes. Pero, ¿quiénes son realmente los infieles? Los infieles no son los demás, ni aquellos/as que libremente han decidido no abrazar el islam. 

Esa sería una interpretación errónea. El Islam no busca la agresión como forma de relación. Entonces, ¿a qué lucha se refiere? 

Creo firmemente que la yihad hace referencia a la lucha con uno mismo/a. El verdadero significado de la palabra yihad es, precisamente, la lucha contra el infiel que llevo conmigo, con aquellas partes de mí que siguen sin confiar en la vida. 

Eso sucede porque en mi interior tengo áreas que siguen sin aprender a amar. Hay partes de mí que siguen ancladas en el odio, que continúan ligadas a la idea de que nada es más importante que lo que me afecta a mí personalmente, y que me impiden ser amoroso con los demás. Y ese es un error inmenso. La lucha contra ese error es al que se refiere el Islam. 

Pero no nos equivoquemos. La lucha contra nuestro enemigo interior no puede hacerse a través del odio. Como nos enseñan los sufís, místicos musulmanes que integran en sus vidas la profunda vivencia del Islam, debe hacerse abrazando tiernamente la Verdad. La clave es actuar desde la comprensión, el amor y la ternura. Pues desde ahí se vivencia que todos somos uno. 

En la búsqueda sincera de la verdad a través del amor que produce, inevitablemente, la comprensión profunda, todas las religiones encuentran un punto de unión. Pero esa comprensión profunda solo es posible alcanzarla mediante una aceptación total de todas nuestras realidades internas, especialmente las que nos llenan de miedo, de odio y de dolor. Eso significa abandonar la violencia y el maltrato también hacia nosotros: una verdadera e innegable Yihad. Toda una lección a aprender. 

Debemos recordar que todo lo que veo fuera es, en realidad, una proyección de mi interior. Cuando en mi interior haya paz, entonces habré convertido al infiel. La Yihad habrá terminado. La Yihad habrá vencido. 

212 DANIEL

EL VELO QUE LLEVO DENTRO 

Cuando hablo de convertir al infiel que llevamos dentro, no hablo desde la teoría, sino desde mi propia experiencia. 

En más de una ocasión, me he cazado a mí mismo mirando con superioridad a una mujer que lleva el hiyab, el velo que utilizan muchas mujeres musulmanas para cubrir su cabeza. El hecho de sentirme superior a ellas me recuerda que, en realidad, quién lleva el velo de la ignorancia soy yo. 

Si consigo mirar con ternura en mi interior, entenderé que ese pensamiento, además de injusto, nace del miedo que me provoca lo diferente, lo desconocido. Olvido que el hiyab es utilizado como símbolo para decir “nadie manda en mí”, “no obedezco a nadie más que a la divinidad”. Este es el verdadero significado del velo musulmán en ciertos párrafos del Islam. Solo recordando esto, dejo de ocupar un lugar violento que no debería haber ocupado nunca, del que debería renegar. He vencido en mi Yihad. 

Leer más

El significado de la Semana Santa

La culminación de un proceso de 4 pasos

Durante la Semana Santa, seguro que tendremos la oportunidad de viajar a preciosos lugares, perdernos por las callejuelas del casco antiguo al acabar una procesión, oír cantar saetas.... Sin embargo, el significado de la Semana Santa va mucho más allá de estos rituales y no tiene que ver, necesariamente, con una religión concreta. En este artículo, te invitamos a descubrir el profundo significado de la Semana Santa.

211 DANIEL

TRANSFORMACIÓN INTERIOR: UN PROCESO DE 4 PASOS

En mi opinión, la Semana Santa no habla de la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret, sino de otra muerte y resurrección que nos implica a nosotros: nuestra propia muerte y nuestra propia resurrección. 

Se trata de un período para celebrarlo, para darse cuenta, para morir y resucitar conscientemente. Aquí y ahora. Pero solo podemos celebrar nuestra muerte y resurrección si llegamos a ella con plena consciencia y eso implica un proceso. 

¿De qué proceso estoy hablando? Pues de un proceso de transformación interior que puede resumirse en cuatro pasos:

PRIMER PASO: PREPARACIÓN

El primer paso es, sin lugar a dudas, detener el sufrimiento. Mucha gente cree, erróneamente, que el sufrimiento debe soportarse estoicamente y que nos perjudica. No obstante, sucede todo lo contrario: ni debe soportarse, ni nos perjudica. El sufrimiento es necesario porque nos advierte que estamos equivocados.

Veámoslo con un ejemplo. Cuando pongo la mano encima del metal ardiendo de una estufa de carbón, noto una quemazón intensa y, por eso, la aparto de inmediato. El dolor físico nos es útil para apartar la mano, para alertarnos de la situación que nos está dañando. Lo mismo sucede con el sufrimiento psicológico. Cuando sufro, se me está indicando, estoy teniendo la prueba evidente, de algo que no comprendo. 

Mientras yo quiera seguir teniendo la razón y esté equivocado, será como mantener la mano encima del metal y pretender que no me queme. Consecuentemente, el primer paso de todo despertar es decir ¡basta! al sufrimiento, es decir “no quiero seguir sufriendo”. Lo que quiero es comprender, quiero entender. Este es el primer eslabón, el primer paso del proceso de liberación. 

SEGUNDO PASO: NACER COMO BEBÉS

Cuando entendamos que el sufrimiento es optativo, nos daremos cuenta que somos ignorantes. Este es el segundo paso fundamental. Hasta este momento, considerábamos estar en lo cierto, tener razón. Esta pretensión me conducía a ir en contra de las Leyes del universo y esta dinámica implicaba, irremediablemente, sufrimiento. 

A partir del momento en que aceptamos aprender, nos convertimos de nuevo en un bebé. Los bebés son niños/as recién nacidos que no tienen ningún conocimiento y están abiertos a aprender como esponjas. Nos transformamos en alumnos que van al colegio de la vida y, lo que es más importante, que van con ganas. Allí no ponen en duda nada de lo que se les enseña, solamente se preguntan ¿cómo puedo aprenderlo? Y se esfuerzan para aprenderlo en profundidad.

De alguna forma, estamos hablando de volver a nacer. Nacemos como hijos de Dios, del cual queremos ser a imagen y semejanza, para convertirnos en Mesías. Para salvar y sanar profundamente nuestra vida del dolor y del sufrimiento. Para escoger y comprender el sentido de nuestra propia vida.

Así pues, el segundo paso es comprometerse en el camino del autoconocimiento y volver a nacer. Sin este compromiso, la Semana Santa, el morir y el resucitar, se convierten en una quimera.

TERCER PASO: LIMPIEZA 

El tercer paso implica invertir tiempo en limpiar nuestros errores interiores. Como ocurre con la suciedad, ésta no es infinita y, por lo tanto, este paso tampoco lo es.

Hay personas que creen que es imposible llegar a una felicidad total aquí y ahora. Lo que les ocurre es que olvidan el paso más importante que es, ni más ni menos, empezar. Si cada día limpio una pieza de mi vajilla, algún día terminaré con todos mis platos sucios. Mis errores, mi ignorancia no es infinita. Si aprendo, algún día terminará. El cuándo depende de muchos factores: el número de platos; de la calidad del detergente; de lo sucios que estén, etc. Pero, innegablemente, si me pongo manos a la obra algún día se terminará. El cuándo no depende de mí, el trabajo interior sí. 

Leer más

Instrucciones para Vivir Feliz

 

Entendiendo las Bienaventuranzas

Los textos místicos como el Evangelio no son libros para ser memorizados, sino libros de instrucciones para ser aplicados. Son guías que nos puede ayudar, y mucho, en nuestro día a día. En este artículo abordaremos algunas bienaventuranzas porque, traducidas al lenguaje del siglo XXI, pueden sernos muy útiles. 

210 DANIEL

Primera Bienaventuranza: Felices los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Creo que esta primera bienaventuranza ha sido malinterpretada durante mucho tiempo al asociar, erróneamente, pobreza de espíritu con pobreza física, con la escasez, con vida sin recursos. Pero esta relación no tiene ninguna lógica, puesto que, si la Divinidad es la Totalidad, vivir en la escasez significa vivir en la separación. Implica vivir lejos de nuestro origen.

Desde mi punto de vista, la pobreza a la que hace referencia no es una pobreza material. De hecho, la misma bienaventuranza lo dice bien claro “pobres de espíritu”, y no pobres en recursos, ni pobres con poca comida, ni sin techo, etc.

Pero, ¿qué significa ser pobre de espíritu? Cuando yo ya no tengo ego, entonces soy absolutamente pobre, soy un pobre de espíritu. No se trata de ser pobre en lo material, sino de no estar apegado a nada. Ni tan siquiera a mi personalidad. Ni tan siquiera a mi cuerpo. Ni tan siquiera a mis creencias o a mis opiniones. 

Cuando uno consigue no estar apegado a nada, entonces se convierte en una persona libre porque, como dice el Evangelio, los que nada tienen, no están apegados a este mundo y viven siempre en el Reino de los Cielos que es un estado interior.

Segunda Bienaventuranza: Felices los humildes porque heredarán la tierra.

Aquellos que dispongan de suficiente humildad como para reconocer su ignorancia, aprenderán. Y al aprender tendrán sabiduría, y conseguirán vivir en la Tierra una vida digna de tal nombre. 

Los humildes, es decir, aquellos que están abiertos a aprender, son capaces de desprenderse de sus creencias para acoger cualquier aprendizaje. Buscarán aprender. Por ello comprenderán el mundo y la comprensión les permitirá desprenderse de la ignorancia y les conducirá a la felicidad fruto de la sabiduría. 

Serán ellos quienes vivirán en la Tierra como los verdaderos herederos de la misma, quienes la entienden, quienes entienden la vida, gozando de ella.

Tercera Bienaventuranza: Felices los que lloran porque serán consolados.

Felices los que lloran, porque están hartos de sufrir. Porque se han dado cuenta que el sufrimiento mental es optativo. Cuando uno dice “¡basta!”, cuando uno está harto de sufrir, entonces empezará a buscar e iniciará el camino del autoconocimiento.

Dicen que cualquier situación es una oportunidad de aprendizaje. En este caso, el sufrimiento nos permitirá encontrar la paz, el consuelo y el sentido de todo. El sufrimiento es la puerta que nos conduce a la búsqueda, al despertar. Así que felices los que lloran porque descubrirán, y al descubrir entenderán, y al entender serán consolados.

Cuarta Bienaventuranza: Felices los que tienen hambre de sed y justicia porque serán saciados.

Todo lo que existe en el mundo tiene su función. Desde la existencia de un microbio, hasta la vejez o la muerte. Cada elemento juega un papel imprescindible en el ciclo universal, independientemente de que nos guste o no.

Por lo tanto, felices los que tienen hambre y sed de conocer esa realidad de forma justa y exacta. En otras palabras, de conocer la verdad. Aquel que quiera saber el verdadero funcionamiento del mundo conseguirá, algún día, comprenderlo. Y ese día dejará de exigir justicia, puesto que mirará al mundo con los ojos de la vida, sin juicio. En ese momento, y sólo en ese momento, entenderá que el mundo es tal y como es: perfecto y necesario.

Leer más

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?