Hampi, la cuidad perdida

192 RAFA

 

¿Imaginas cientos de palacios y templos entre la selva, tres de ellos inmensos, un río con elefantes, una ciudad perdida?: eso y más, es Hampi, en India, declarada patrimonio de la humanidad. Está en Karnataka, y aún no hay vuelos ni aeropuerto cercano. Steven Spielberg y George Lucas la hicieron escenario de Indiana Jones en su aventura por India; el lugar lo merece.
Es un lugar único, una antigua ciudad hindú, destruida al final del siglo XVI, en un enclave paradisíaco:

La ciudad era de tal modo grandiosa que sus ojos nunca había visto nada parecido y que no tenía conocimiento de existir en el mundo lugar como este.
Abdur Razzak, siglo XVI

Nuestra llegada fue más que involuntaria, después de salir a hurtadillas del monasterio tibetano en el que estábamos y habíamos ido a recibir enseñanzas del Dalai Lama. Tuvimos que salir para que la policía no nos detuviera por ciertos asuntos de papeles que sólo entienden los pobres hindúes, acostumbrados a una burocracia pasmosa.
Así que carretera y manta, subimos a nuestros coches y pusimos rumbo a Hampi, desconocida, misteriosa y ciudad refugio para nuestro aparente mal karma, ya que salíamos del monasterio, no podíamos asistir a las enseñanzas y la policía podría detenernos.

Hampi y sus templos
Estuvimos una semana amarados en Hampi, sin más que hacer que visitar día tras día los muy bellos templos, espacios y restos arqueológicos. Personalmente, me impresionan muchísimo los inmensos, gigantescos templos en piedra hindúes, dedicados a Shiva, y en Hampi hay varios espacios muy especiales: el templo principal, Virupaksha, activo, con su elefante sagrado dentro, que te bendice con la trompa después de darle un poco de hierba. El de Krishna, y el de Vittala, con un impresionante carro de piedra.
Si vas a Hampi, el lugar para estar, comer, hacer relaciones, vivir su dimensión humana y turística es el Mango Tree, único restaurante que ofrece una cierta calidad y sirve de refugio y amparo a las decenas de viajeros y visitantes que paseamos a diario por la antigua, sagrada y maravillosa ciudad de Hampi.192 RAFA2Los templos de Vittala
Hay un paseo muy interesante desde el pueblo, siguiendo el río, es un gusto pasear por un camino de grandes losas, pasando por templos menores, hasta el conjunto de templos que incluyen el famoso carro de piedra que aparece en los billetes hindúes.
La colina de los monos y el santuario de Hanuman
Subir al amanecer una colina de piedras de granito, sin luz ni camino se hace delicado, pero al final, al amanecer, llegas arriba, y la vista es única, magnífica, con los verdes que sólo hay en la India, moteados por las grandes rocas de granito y abajo en cada rincón a lo lejos, en cada valle, las estructuras de centenares de templos y ruinas casi olvidadas.192 RAFA4La colina está llena de monos, que parece que viven de los turistas que subimos todos los amaneceres, o quién sabe si son parte del ejército de Hanuman, el Dios mono que vivía en Hampi y acompañó a Rama en su búsqueda de Sita para salvarla del malévolo rey de Sri Lanka que la había raptado. Hay un santuario muy sagrado, algo más abajo, siguiendo el río dedicado a Hanuman y a Rama, al que no fuimos, pero más que recomendado, creo que son unos cuantos miles de escalones hasta la cima de la montaña sagrada con el santuario, pero dicen que merece la pena. Personalmente me gustaría hacerlo un día.

Tagged under: Ángela Tello

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?