RAMIRO CALLE

Ramiro Calle

YOGA Y ORIENTALISMO
Pionero en la enseñanza del yoga en España, disciplina que imparte desde hace más de 30 años en el centro de Yoga y Orientalismo “Shadak”. Fue el primero en promover investigaciones médicas sobre la terapia Yoga en España. Durante 40 años, ha explorado recuperado y aplicado, los métodos de sosiego y equilibrio, sintetizando los conocimientos de las psicologías de Oriente y Occidente.

 www

El poder de los Mantras

 

222 ILUS RAMIROEl yoga es básicamente método. De ahí que desde tiempos inmemoriales se ha incorporado a numerosos sistemas filosófico-religiosos de todo Oriente y ha sido considerado el eje espiritual de Asia. Con razón el gran psicólogo William James declaraba que el yoga es "el método ascético más venerable de la Humanidad". El yoga dispone de un impresionante arsenal de técnicas y procedimientos para favorecer la evolución consciente, transformar la mente y hacer posible la realización de uno mismo. Entre sus numerosas técnicas está la del mantra, que se han venido utilizando en la India desde siglos antes de la era cristiana.

Un mantra es una palabra o fonema con un especial significado místico o esotérico, y que se recita mental, semiverbal o verbalmente, siendo la recitación más poderosa la mental. El mantra le inspira a la mente aquello que el término designa. A través de él, el practicante evoca-invoca-convoca lo que el mantra significa. Es éste un medio de conexión con una realidad que está más allá de la mente ordinaria, o justo escondida en la mente común como la perla lo está en la ostra, o la nata en la leche.
Los mantras se han utilizado desde antiguo en muchos países de Oriente y, sobre todo, en la India. Incluso hay una rama del yoga, denominada mantra-yoga, que se ocupa de manera primordial en la investigación y recitación de los mantras. Es toda una ciencia del sonido y de la vibración, así como los efectos que originan en la mente, el sistema emocional, el cuerpo energético y el cuerpo físico.
El sonido y el sonido articulado o palabra, son energía, vibración y poder. El universo está impregnado de vibración y tal vibración emite un sonido ultrasutil, que se va haciendo más tosco en la medida en que se torna más energético y físico, menos etéreo. El sonido más puro es el que surgió cuando el universo se manifestó. De lo inmanifiesto surgió lo manifiesto. Para los hindúes de Shiva (el Ser o Conciencia) surgió la energía dinámica o Shakti, que crea todas las formas. Shiva, lo inmanifiesto, es estático, y Shakti, lo manifestado, es dinámica. Hay un adagio que incluso reza: "Sin su Shakti, Shiva es como un cadáver", dando a entender lo esencial de la energía dinámica que es Shakti. El sonido que dio comienzo con la explosión del Cosmos, fue AUM, que al recitarlo se contrae como OM. Designa al Absoluto o Mente Cósmica. Es el mantra de los mantras, el más repetido y venerado en la India y se le ha conocido como el Sabda-Brahmán o Sonido de Dios. Todo lo viviente emite ese sonido primordial y si pudiéramos escuchar la vibración de lo manifestado sería como un OMMMMMMMM ininterrumpido e incesante. Es el sonido o vibración de toda forma de vida mineral, vegetal o animal.
Mediante la recitación del mantra OM, la persona se interioriza y, enfocándose allí donde el mantra surge, logra ir más allá del pensamiento, acallando los pensamientos que interfieren y estorban, para acceder a la parte más profunda e íntima de uno mismo. Así la persona concentra, limpia y sanea su mente, manteniéndola sosegada e interiorizada. La recitación del mantra va unificando la consciencia y combatiendo la agitación y dispersión mentales, pero tiene que ser una repetición consciente y no mecánica, en la que hay que cultivar tres actitudes:
• Evocación, en cuanto que se evoca aquello que el mantra designa.
• Invocación, pues se invoca su sentido, su poder, para que se manifieste en uno.
• Convocación, porque se trata de convocar, dentro de uno, lo que el mantra designa.
Cuando la persona recita el mantra OM, logra una notable capacidad para otorgarle a la mente serenidad e introspección. Puede recitarse el mantra de diez a veinte minutos o más, en posición de meditación, evitando las distracciones. El mantra puede recitarse independientemente de la respiración o asociándolo a la misma. Si se asocia con la respiración, se recita, alargándolo, una vez por inhalación y una por exhalación, mentalmente. También se puede recitar y mentalizar el mantra reverberando en determinadas zonas del cuerpo, como la boca del estómago, la región cordial o el entrecejo. El mantra se convierte en una llave de la mente. Como tanto insisto en mi relato iniciático "EL FAQUIR", se trata de pasar de la mente de superficie a la mente profunda y sin fluctuaciones mentales, es decir unmani o no-mente. Porque cuando el pensamiento cesa, se revela la luz del Ser.
Incluyo otros tres mantras de gran alcance espiritual:
HAM SA
Es el mantra natural y espontaneo de la respiración. Se conecta la mente con la respiracion y, mentalmente, se recita Ham alargándolo, al inhalar, y Sa, alargándolo, al exhalar. La h se aspira.
OM NAMAH SHIVAIA
Recibí este mantra directamente de Baba Muktananda y de Babaji Sibananda de Benarés, entre otros yoguis. Es la invocación al ser interior, trasladando la mente a su fuente, más allá del pensamiento. Se puede recitar independiente de la respiración o asociándolo con la inhalación y la exhalación. Al recitarlo uno debe mentalizar: "Invoco mi ser interior", pero sin palabras, con un sentimiento de honda introspección.
OM TARE TUTARE TURE SOHA
Durante muchos años, mi hermano Miguel Ángel y yo cerrábamos el programa radiofónico que hacíamos semanalmente con la recitación por tres veces de este significativo mantra. Se trata de una apelación a la benevolente energía femenina cósmica, para que nos inspire a pasar de la orilla de la oscuridad a la de la luz, de la de la servidumbre a la de la libertad interior. Lo mejor es ir encadenando el mantra seguidamente el tiempo dedicado a su recitación, vivenciándolo en lo profundo.

La Respiración Consciente vs La Ansiedad

 

221 ANUN RAMIRO

Somos seres básicamente respirantes. Lo primero que hicimos al nacer es inhalar y lo último que haremos en esta vida es exhalar. Respiramos de quince a veinte veces por minuto y existe una estrecha relación entre la mente y la respiración, tanto es así que en el yoga se dice que la mente es el jinete y la respiración es el caballo.
La respiración y los estados mentales y emocionales están íntimamente vinculados. Si estamos tranquilos y relajados, la respiración se hace más lenta, pero si estamos ansiosos o nerviosos, se hace más rápida. Si recibimos un susto, se entrecorta, y si estamos muy concentrados, se suspende unos instantes. Cuando padecemos angustia se hace jadeante y cuando estamos muy distendidos, se equilibra. A cada estado emocional y mental sigue un tipo de respiración y viceversa. Partiendo de este evidente principio, los yoguis se han servido desde muy antaño de la respiración para concentrar la mente y calmar los procesos emocionales y somáticos. La respiración es así una herramienta fabulosa para sosegarse e irse liberando de la agitación, la ansiedad o la zozobra.
Basta con hacer una respiración un poquito más consciente, lenta y larga (lo que puede llevarse a cabo paseando por una playa, en un parque o en cualquier lugar donde uno se encuentre), para que el sistema nervioso se tranquilice y las emociones se pacifiquen. Por ejemplo, la respiración diafragmática es un verdadero bálsamo, seda el sistema nervioso y resulta idónea para utilizarla durante la relajación profunda. La respiración consciente, asimismo, acrecienta y unifica la consciencia, nos reporta vitalidad y plenitud y nos ayuda a desarrollar la presencia de ser. Estando atentos a la respiración volveremos a nuestro centro, es decir, nos recentramos y aquietamos.
Como la respiración es nuestra constante compañera mientras estamos en este cuerpo, la podemos convertir en una aliada excepcional para estar más atentos, vivos, plenos y aplomados. La atención a la respiración se convierte en una especie de ganzúa para explorar otros planos de la consciencia, y la denominada meditación sobre la respiración es una meditación universal, porque cualquiera puede usarla tenga o no tenga uno u otro tipo de creencias, sea niño o anciano, sano o enfermo. La respiración consciente se convierte en un medicamento de gran eficacia, y sin contraindicaciones, para permanecer armónico y desarrollar claridad mental y ecuanimidad.
Un valiosísimo ejercicio de respiración que debería aprenderse desde niño es el denominado "respiración integral", que consiste en llevar el aire lentamente por la nariz desde el vientre, ininterrumpidamente, hasta la zona más alta del tórax, pasando por la zona intercostal. Esta respiración influye muy favorablemente en tres niveles: el somático, el energético y el mental. Es una fuente de vitalidad y plenitud, y se puede realizar extendido, sentado o de pie.
La respiración, pues, se puede utilizar de dos maneras: como ejercicio respiratorio y como soporte para la denominada meditación sobre la respiración; ésta última hay que llevarla a cabo respirando con toda naturalidad. Incluso en la vida diaria, ante una situación estresante o intranquilizadora, podemos calmarnos haciendo una respiración un poquito más lenta y más larga. Sus efectos ansiolíticos son evidentes. Y siempre podemos encontrar en la respiración una amiga con la que ayudarnos a sosegar los procesos del cuerpo y de la mente y una herramienta muy efectiva para encontrar nuestro "punto de quietud".

 

Nirvana

 

220 ILUS RAMIROEl objetivo último del sendero budista es la conquista del Nirvana. Todos los esfuerzos del aspirante tienen ese fin concreto, pues este estado tan elevado de la consciencia representa el fin de la ofuscación, la avidez y el odio, y por tanto el sufrimiento. Es la emancipación o liberación de las corrupciones mentales y un estado de supraconsciencia que no es asible a los conceptos ni se puede reducir a las palabras, pues escapa a toda descripción. Es la extinción del sentimiento del ego como tal y pone fin a las trabas y oscurecimientos de la mente. Es un estado de perfecta y plena libertad interior, resultado de una hondísima transformación interna y una irreversible mutación de la consciencia. Todo el denominado Sendero Óctuple diseñado por el Buda tiene como finalidad la consecución de este estado supraconsciente que libera de las cadenas de la ilusión y pone fin a todo atisbo de apego. Tras el Nirvana, el que lo ha obtenido vive el resto de su vida en sus agregados psicosomáticos (cuerpo, mente), pero sin generar ningún tipo de tribulación o lamento, pues incluso el apego a la vida es trascendido. En el célebre texto budista titulado Anguttara Nikaya podemos leer:
"Eso es paz, el acabarse de todo lo constituido, el abandono de los fundamentos de la existencia, el “desvaimiento” y aniquilamiento del deseo, el Nirvana".
Y por su parte el Majjhima Nikaya nos dice:
"Y resulta difícil de comprender el apaciguamiento de todo lo cotidiano, la renunciación de toda sustancia contingente, la extinción del deseo, el “despasionamiento”, la cesación, el Nirvana".
La experiencia del Nirvana trasciende todo lo constituido, incluso todo lo cósmico tal y como lo entendemos. Es lo único no-causado, no-nacido, no-constituido. No puede entenderse a través de la razón ordinaria. Aquél que entra en este estado supraconsciente es conocido en la doctrina budista como un Arahat o iluminado, que está en el mundo sin estar en él, conectado con la más alta sabiduría y sosiego, plenamente ecuánime. Como ya no hay rastro de ofuscación, avidez u odio, la persona que ha conseguido el Nirvana no se hace daño a sí misma ni a los demás, y vive en absoluta paz hasta que llegue el momento de abandonar sus agregados psicosomáticos. Por un lado, se supera toda impureza y por otro todo sufrimiento psíquico. Esa atadura que es el apego y el aferramiento, se suelta para siempre. Ya no hay un ego apegándose a las sensaciones gratas ni teniendo aversión a las ingratas. Se puede hablar de la bendita in-diferencia: no hace diferencia.
El Nirvana libera de lo nacido, lo originado, lo creado y lo constituido, o sea de todo lo fenoménico e ilusorio, que tanto sufrimiento genera en el ser humano. Con el Nirvana se supera la ignorancia básica de la mente y de la servidumbre.
Para ir liberando la mente de sus oscurecimientos, la enseñanza budista propone la denominada triple disciplina: la virtud, la práctica de la meditación y el desarrollo de la Sabiduría. Mediante la meditación se entrena y desarrolla la mente para que pueda obtener una visión muy especial y penetrativa (vipassana) que permita ver los fenómenos tal como son: insatisfactorios, transitorios y ausentes de una entidad fija. Vipassana va abriendo un cono de luz en la oscuridad de la mente, para poder finalmente ver más allá de las apariencias y conectar con lo Incondicionado. El que lo consigue es un Despierto o Arahat, un buda o detentor de la sabiduría.
El sendero que aproxima al Nirvana es el conocido como Noble Óctuple Sendero, donde se facilitan todos los medios y ejercitaciones para ir liberando la mente del apego, desarrollando la visión penetrativa y desmantelando las estructuras del ego voraz y posesivo. El apego es la enfermedad o causa del sufrimiento, pero mediante los "medicamentos" que procura el Noble Óctuple Sendero, el practicante se va liberando de la causa del sufrimiento, el apego, y consiguiendo la libertad interior. El sufrimiento va cesando a través de la recta comprensión, el recto pensamiento, las palabras correctas, la acción correcta, los rectos medios de vida, el recto esfuerzo, la recta atención y la correcta concentración.

 

COLABORADORES Revista Verdemente

Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3

Acceso o Registro

Acceso a Verdemente

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?